Archivos de la categoría ‘Adicciones’

Uno de mis post en el periódico digital hoyaldia.com 28 nov 2013

image021 Por Rafael Muñoz Dueñas, Técnico de Promoción de Salud del A.S.N.C.

Dejar de fumar puede ser como comprar un coche nuevo.

Hay personas que tienen un viejo coche, con algunos problemillas, y algunas prestaciones que ha perdido, pero ello no nos importa, porque hemos adaptado nuestra conducción y necesidades a ellas. Algo así le pasa al fumador de muchos años que ha ido adaptándose a los cambios de su cuerpo producidos por el tabaco, voz más ronca, piernas más fatigadas, resfriados más frecuentes, mayor cansancio ante los pequeños esfuerzos… Pero al ser progresivo y no mermar sus funciones drásticamente, la adaptación no ha sido difícil; casi sin darse cuenta.

Ninguna de estas dos personas cambiará su coche o sus hábitos porque alguien se lo diga. Su primera respuesta será: estoy bien así, le tengo cariño, es como unos zapatos viejos me queda como un guante…¿A qué fumador y conductor le suena esto?

Sin embargo, si el coche va dando ya problemas mayores, o cambio de trabajo y ahora necesito hacer más kilómetros, o maniobrar más; las nuevas necesidades van haciendo que me plantee cambiar de coche. ¿No es cierto?

¿Qué hace que al final decida cambiar de coche y ponerme a buscar? Pues o bien el coche se rompe del todo y no me queda más remedio, o los inconvenientes se van haciendo más notorios, incómodos y trastornantes en mi vida diaria. Me hacen llegar tarde al trabajo, no funciona definitivamente alguna pieza menor, pero necesaria para la comodidad del habitáculo, etc. ¿Algún fumador se siente en este momento? ¿Los inconvenientes de fumar, precio, tos, cansancio, mal olor, falta de energía; se están volviendo difícilmente soportables?

Así damos el paso de comenzar a buscar coche nuevo. Vemos precios por Internet, vamos a algún concesionario, preguntamos a los amigos que han cambiado recientemente. Va llegando el día en que debemos tomar la decisión definitiva. Incluso puede parecer que esta no dependa del todo de nosotros, sino más bien de las circunstancias del nuevo coche y de las nuestras. Por supuesto que estas influyen, pero el paso definitivo dependerá de donde pongamos nuestros ojos. Todos, al menos mentalmente, hacemos una lista de pros y contras, de beneficios y perjuicios, de ventajas y costes del nuevo vehículo. Pero lo que realmente nos llevará al cambio será el peso que le demos a cada una de estas ventajas y costos. Si miramos mucho a los costos, los sobretasamos o sobrevaloramos, comenzaremos a justificar el NO al cambio. El viejo no es tan viejo, tampoco esta tan mal, me apaño con él Además es mucho más cómodo no cambiar que cambiar. Para cambiar hay que hacer cosas nuevas, moverse. Para no cambiar sólo hay que seguir igual. ¿Fácil verdad?

Por el contrario si te fijas y aprecias lo que vas a ganar, mejoras en conducción, seguridad, rendimiento, comodidad, durabilidad, etc., los costes, el esfuerzo del cambio, a pesar de ser el mismo, seguro que dirás: ¡Mereció la pena!, tampoco era tan difícil! Y seguidamente, buscaremos algunos extras del cambio, que al principio no contemplamos, pero que nos servirán para reforzar nuestra decisión: las plazas traseras son amplias, lleva un carrito de compra en el maletero, el audio es de ocho altavoces, lee mp3… Todo ello hará que cada vez estemos más convencidos de la decisión, incluso compartamos nuestro éxito con amigos, familia, etc.

¿Algún exfumador está de acuerdo con esta historia? ¿Vale también para empezar a equilibrar nuestra alimentación, o para hacer actividad física?

Cuéntanos tu historia.

No fumar alarga la vida

Publicado: junio 4, 2013 en Adicciones, Tabaquismo
Etiquetas:, ,

     Hoy os quiero traer esta imagen del cartel ganador del IV Certamen de diseño de carteles para el Día Mundial sin Tabaco. Realizado en la provincia de Huelva, Andalucía, España y que comparte con todos el compañero Manuel García; y por que me encanta como ha quedado el resultado, su ingenio, lo currado de la imagen incluso la parte inglesa del paquete.

En fin, para que lo disfrutéis y compartáis en las redes os lo dejo aquí:

no fumar alarga la vida

 

        cadenas-rotas_ws71444532Te propongo un reto: 31 de mayo, abusa de tu libertad, libera tu salud y tu presupuesto de las cadenas del tabaco.

      Y cuéntanos como lo haces. Quizá a otros también les venga bien. ¡Vamos!

Image

A raíz de este congreso de la Sociedad española de Cardiología, os dejo algunas reflexiones a partir de lo trabajado en él.

Durante la celebración del XLVIII Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2012, el tabaco ha tenido presencia en algunas de las sesiones, ya que es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y el único completamente prevenible.

        Concretamente, el tabaco es la causa de una de cada siete muertes que se producen en España en mayores de 35 años (una de cada cuatro en el caso de los hombres) y el responsable de la aparición de más de 25 enfermedades distintas, entre ellas varias de origen cardiovascular, como es el caso, por ejemplo, de la cardiopatía isquémica y del ictus. Uno de cada dos fumadores fallece a causa del tabaco o debido a alguna enfermedad originada en relación con su consumo.

       Es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y el principal motivo por el que la enfermedad cardiovascular está aumentando en las mujeres”.

      La esperanza: si un fumador abandona el tabaco antes de los 45 años de edad, su pronóstico vital se iguala prácticamente al de aquellos que nunca han fumado. El aumento de complicaciones cardiovasculares asociado al tabaquismo desaparece casi por completo a los cinco años del cese tabáquico”.

Por qué cuesta tanto dejar de fumar y cómo conseguirlo

 

         En función de si el paciente desea o no dejar de fumar, debe abordarse una estrategia diferente. “En aquel que no lo desea, el terapeuta debe realizarle una entrevista motivacional basada en tres conceptos: la importancia que tiene para el paciente dejar de fumar, la confianza que tendría en conseguirlo y la disponibilidad, es decir, si para él es un buen momento para dejarlo.

        Para aquellos que ya están decididos a abandonar el tabaco, debemos tener en cuenta que el tabaco conlleva una triple dependencia: “Física, como es la adicción a la nicotina, mayor que la que producen otras sustancias como la cocaína o la heroína; psicológica, ya que fumar se asocia por el fumador a un momento de bienestar, de relajación o a un mayor número de cosas cuanto más fumas, y social, ya que para el fumador aporta un valor de relación con los demás y de integración en un entorno social”.

      El seguimiento, por parte del terapeuta es importantísimo, ya que  “solo entre un 3%  y un 10% de los fumadores que intentan dejar de fumar por su cuenta lo logran, mientras que en aquellos que siguen un tratamiento el porcentaje de éxito se triplica y ronda el 30% o el 35%”.

El coste de fumar

 

      Además de ser uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, se calcula que un fumador pierde una media de diez años de su vida y otros tantos en años de vida saludable.

      Así que:  ¡ANIMO, MANOS A LA OBRA, QUE DEJAR DE FUMAR ES POSIBLE!

     Hoy día mundial sobre la prevención del alcoholismo, os he querido traer esta información, extraida de “Medciencia.com” sobre sus efectos en nuestro organismo. Hay muchos mitos sobre sus beneficios, y poca información sobre los efectos reales. Especialmente entre los grandes consumidores de fin de semana. Espero que os parezca interesante y os ayude a decidir.

copas         Sobre el alcohol, al ser una bebida tan popular por ser una de las drogas legales actualmente (junto al tabaco), sabemos ya bastantes cosas. Como ya os comenté en su día en el artículo “¿Por qué se produce la resaca?”, el alcohol afecta a varias regiones de nuestro cuerpo, entre ellas y de forma muy marcada, nuestro cerebro, que será el tema en el que nos centraremos hoy.

        Como ya sabréis, el alcohol tiene efectos depresivos (y por eso es muy peligroso mezclarlo con las bebidas energéticas, ya que mezclamos efectos depresivos con estimulantes), pero sin embargo tiene un efecto de estímulo indirecto, que puede que la mayoría desconozca pero si lo sienta.

         Lo que ocurre con el alcohol es que altera el correcto funcionamiento de los neurotransmisores, esos pequeños mensajeros cerebrales que lo controlan prácticamente todo, como el pensamiento, el comportamiento o las emociones. El alcohol afecta tanto a los neurotransmisores “excitadores” (como la famosa dopamina, causante de las adicciones y del “efecto recompensa”, o el glutamato, que aumenta los niveles de energía cerebral), como a los neurotransmisores “inhibidores” o depresivos, como el GABA, que reduce la energía y provoca efectos de calma.

              Por ejemplo, para que os hagáis una idea, los medicamentos como el Valium ® (Diazepam) tienen como misión aumentar la producción del neurotransmisor GABA, aumentando su efecto de reducción de energía, y provocando la sedación y la calma. El alcohol también hace esto, aumenta los efectos de GABA, y por ello se prohíbe beber alcohol tomando estos medicamentos, porque una combinación puede sedar en exceso y el resultado puede ser fatal.

             Por otra parte, el alcohol disminuye el neurotransmisor estimulante como el glutamato, y por ello se altera el pensamiento, el habla o el movimiento, se ralentiza, ya que se aumenta el “efecto depresivo” a la vez que se disminuye el “efecto estimulante”. En definitiva, todo se ralentiza, y por eso los borrachos acaban más de una vez en el suelo con relativa facilidad.

          Pero, si tan malo es, ¿por qué se sigue consumiendo? Aquí viene el truco del alcohol: aumenta la liberación de dopamina, dando lugar a la activación del circuito de recompensa en el cerebro, produciendo placer, y en consecuencia más ganas de seguir consumiendolo y de repetir en más ocasiones. Se sigue bebiendo buscando mayor liberación de dopamina, pero al mismo tiempo se alteran otros circuitos como el del glutamato o de GABA, sin que le demos importancia por estar cegados con la dopamina.

               Además, con el tiempo nos volvemos más tolerantes, es decir, el efecto placentero de la dopamina disminuye y se busca beber en más cantidad para llegar a los niveles anteriores de dopamina, hasta llegar al punto de quedar enganchado y volverse alcohólico.

            Como veis, los efectos del alcohol a nivel cerebral son más complejos de lo que parece a primera vista (bueno, el cerebro es un órgano muy complejo de por si, y si añadimos el basto y extenso mundo de los neurotransmisores, ahí hay que cogerlo con paciencia). Al menos, para la próxima vez, ya sabéis porque el alcohol no es tan “depresivo” como se dice, ya que no lo acabamos notando, y porque buscamos repetir.

image        Mutua Navarra, dentro de la iniciativa “Recomendaciones para una empresa  saludable”, acaba de editar y publicar online una interesante guía en la que ofrece una propuesta de intervención en el ámbito laboral en aspectos de adicciones. Esta propuesta se basa en tres aspectos de responsabilidad: la acción preventiva y la promoción de la salud; la acción asistencial, y, para finalizar, el retorno al puesto de trabajo.

    Podéis descargar esta guía desde el siguiente enlace: http://www.mutuanavarra.es/documentacion/MNGuiaElalcoholyotrasdrogasDic11.pdf

     A continuación, os transcribo mi respuesta a una madre que me ha pedido consejo. Cambiando los nombres, la pongo aquí, ya que le he enviado mi respuesta en varias ocasiones y su correo me dice siempre que falla. Por lo tanto, y con el único objetivo de que le llegue la respuesta que me pidió, publico esto. mobico (6)

    "Hola Rafael:

Mi nombre es ——, soy madre de ——-, hijo único que a la fecha cuenta con 24 años. Trataré de ser breve.
La adicción de ——– comenzó aproximadamente a la edad de 16 años, el camino que recorrimos ha sido largo y desgraciadamente, infructuoso.
Hemos pasado por Centros de Integración Juvenil (institución gubernamental dedicada a la lucha contra las adicciones acá en ——-); médicos psiquiatras, orientación vocacional, incluso un internamiento en un centro cristiano contra las adicciones…..y nada.

En los últimos tiempos (hablo de aproximadamente un año y medio a la fecha) he sentido que no me queda más por hacer y he tratado de dejarle solo ya que he entendido que solucionarle hasta la necesidad básica de comida no le ayuda.

Desgraciadamente (como podrás entender) no puedo quedarme cruzada de brazos viendo cómo sigue haciéndose daño, hace poco me enteré que ahora inhala estimulantes (acá en mi pais se les llama "monas" a empapar un trapo de cualquier tipo de químicos que aturden el cerebro)

Cuando le pregunto que cómo está, qué quiere hacer, etc, siempre me dice que está bien, cuando le pregunto acerca de buscar trabajos, me miente, dice que ha ido aquí o allá y sé (hay personas que me dicen que no es verdad, aunque yo misma me doy cuenta, por supuesto).

En estos años traté de ayudarle, poniendo cuanto ha estado a mi alcance para que siguiera estudiando (varias veces empezó y todas acabó dejándolo), lo último fué el año pasado cuando estuvo trabajando conmigo (soy —————-), pero casi invariablemente recibía llamadas de los clientes quejándose de que no se presentaba, cuando a mí me decía que sí había ido.

En fin, supongo que como mi historia habrá cientos, sólo quería dar un esbozo de lo que he vivido.

No sé qué más hacer ¿Le dejo solo? ¿Le propongo una vez más ayuda?….
Tengo miedo, ya que una chica que fué su novia (y que acabó dejándolo por los mismos problemas, pero que a la fecha sigue siendo su amiga) me ha contado que está triste, deprimido, dice que ha sido un estorbo para mí, que piensa en el suicidio…(tuve un hermano que sí lo hizo).

Pero al mismo tiempo también tengo miedo de hacer las mismas cosas con los mismos resultados, yo también estoy cansada de vivir las decepciones que trae cada nuevo intento, pero…. No puedo simplemente quedarme quieta y observar sin hacer nada.

Muchas gracias por la atención que te sirvas darle a esta carta. "

MI RESPUESTA FUE LA SIGUIENTE:
        Estimada ——, lo primero que me gustaría es felicitarte; sí, por tu preocupación, por tu insistencia, por tu constancia a pesar de las decepciones. Ciertamente esta actitud en ocasiones actúa en contra del adicto, ya que le resulta cómodo seguir con la adicción porque tiene sus necesidades básicas de comida y vestido resueltas, por lo que, aunque no lo parezca, no necesita cambiar. Así, es muy difícil ayudar al que no quiere que le ayuden, ni está motivado para cambiar.
     Pero bueno, como tú sigues empeñada en ayudar, vamos a ver que podemos hacer.
   En primer lugar, habría que descartar algún tipo de patología mental, ya que aunque no esté de base en el inicio, tantos años de consumo de tóxicos deterioran bastante el cerebro e incluso producen enfermedades mentales graves. A esto uno tu comentario de que ya en sus familiares directos hubo algún problema de salud mental que acabó en suicidio. Esto es interesante tenerlo en cuenta ya que puede indicar la posibilidad de una patología mental de base, que por supuesto habría que tratar de forma profesional, y quizá con medicación.
    En segundo lugar, comentas que últimamente está algo triste lo cual ya indica un cambio. Pero habría que indagar más, ya que puede ser simplemente una forma de jugar con vosotras para que no le apretéis más, para que sigáis manteniéndolo. Con el antecedente que tienes en tu hermano, sabe donde os puede hacer mella en vuestra voluntad.
       Pero también podría ser que realmente algo está pasando en su interior, todos los adictos tienen momentos de lucidez o crisis existencial; por lo que sería un momento ideal para ofrecer ayuda, que no para ayudar.  Sólo ofrecerla.  Él tendría que alargar la mano para aceptar la ayuda. (No sé si me explico bien). En un principio, nuestra misión es como la del vendedor de tienda, que está dispuesto a venderme lo que tiene, pero yo tengo que ir a la tienda y pagar por lo que quiero. (Entiendes el ejemplo)
    Dejar cualquier tipo de droga es un camino difícil y que requiere mucho esfuerzo, para lo cual se necesita mucha motivación, constancia, ánimo, y sobre todo, tomar la firme decisión de hacerlo. Esto es lo primero que hay que hablar con el adicto. Si él no toma la decisión, si él no está dispuesto a esforzarse para salir, a darlo todo por sí mismo, nada podemos hacer los demás por él. Hasta que esto ocurra, nuestra misión es más parecida a la de un tendero que a la de una madre.
     Las madres y los padres, somos sobreprotectores, intentamos evitar sufrimientos, les damos el pan antes de que tengan hambre, y esto no les motiva a esforzarse para conseguir alimento. El tendero por el contrario, lustra el producto, lo pone en bonitos escaparates para que se muestre vistoso, apetitoso, incluso nos lo da a probar, si nos acercamos lo suficiente, pero en pequeñísimas cantidades para que no nos saciemos, sino para que nos motivemos a seguir acercándonos, para que nos motivemos a realizar el esfuerzo que supone comprarlo. (Algo parecido a lo que tú haces a la hora de domar a los perros con aproximaciones sucesivas a la tarea que quieres que realicen, reforzando pero sin saciar). ¿Me explico bien?
   En definitiva, tendrás que quitarte el traje de madre y adoptar el de entrenadora de animales que tanto dominas. Este te ayudará a ver los objetivos a largo plazo, a no implicarte emocionalmente más de lo necesario, a trazar un plan realista y progresivo. Si consigues esta actitud, si tienes suficiente paciencia, si le muestras lo bueno de la vida sin adicciones, como hace el tendero, y realmente él está en un momento de crisis existencial y consigues llamar su atención, quizá el opte por pedir ayuda, por tomar las riendas de su vida y por decidir para luchar por esta.
   De lo contrario, como el tendero, sigue poniendo anuncios sin desánimo. Como hace la conocida marca de refrescos estadounidense, por Navidad, en el verano, en las fiestas… (¿me entiendes?).
    También pienso que debes ponerte de acuerdo en esta forma de actuar con la amiga de tu hijo. Puede ser una buena aliada para trabajar en este sentido. Además, compartir este peso también te vendrá muy bien a tí; que no se te olvide que tú debes cuidarte, quererte, seguir avanzando en tu vida. Además de madre, también eres mujer, persona. No dejes que tu vida sólo gire en torno a él. Cada uno debemos tomar las riendas de nuestra vida, y de ella somos responsables.

   En fin, estimada——-, espero haberte dado al menos una idea de por donde seguir trabajando. Me es difícil por los pocos datos que tengo de vuestro caso, pero, si te parece, podemos seguir en contacto. Puedes contar conmigo.  Aunque no todos los días podré contestarte enseguida, pero lo haré en el primer hueco que tenga.
   Un cordial saludo y muchísimo ánimo.