Archivos de la categoría ‘Salud’

¿Te acordaste de desayunar?

Publicado: mayo 6, 2015 en Alimentación, Salud
Etiquetas:,

          Hoy os dejo mi artículo sobre la importancia del desayuno en la revista Pozoblanco Saludable.

    También os dejo la revista completa por si queréis verla en todo su explendor… DESCARGAR

has desayunado_001

Simplemente pretendo una reflexión y el sueño de un cambio en la educación de los profesionales que tienen que ver con la salud: medicina, psicología, enfermería, auxiliares, etc.

¿No debería haber una asignatura, INELUDIBLE, en el último curso de cada una de estas disciplinas, en las que se estudiase, reflexionase, y practicase sobre la comunicación con las personas?. Algo como lo que nos enseña este vídeo que os dejo.

¡Por favor, Decanos, lo necesitamos! http://www.youtube.com/watch?v=ESOYuvAewvk

     Mañana 11 de octubre es el día Mundial de los cuidados paliativos. Y como tenía sentimientos encontrados, me he dispuesto a compartir con vosotros algunas reflexiones fruto de mi experiencia con personas y profesionales que se encuentran en esto de los cuidados paliativos. Es decir los cuidados “para el buen morir”, “para acompañar en los últimos días”, para mantener “la mejor calidad de vida dentro de lo posible” o, ¿sólo para “paliar el sufrimiento”?.paliativos

     ¡Eah!. Sin querer, queriendo (como decía el chavo del ocho), se me escapó la primera reflexión: creo que puede haber una diferencia abismal entre “paliar los últimos dolores y hacer a la persona lo menos consciente posible de su situación” o “acompañar y facilitar el proceso de la despedida”. En el primer caso, parece que con tener buenos y potentes analgésicos y administrarlos a demanda, tenemos suficiente. Creo que el segundo punto de vista implica mucho más. Tanto al profesional, como a la administración, como a la persona que está en sus últimos días; y también a las familias de estos claro.

   ¿Pero, la administración tiene el derecho a decidir por una u otra opción, cuando esto era derecho de la persona? ¿No ponía en algún sitio que la persona tiene derecho a decidir sobre su enfermedad, tratamiento y especialmente en sus último días? Si la administración decide que en los equipos básicos de paliativos no hay mas que dos tipos de profesionales, es decir, medicina y enfermería; ¿no está restringiendo las posibilidades de acompañamiento?.

     Seamos sinceros, me consta que los compañeros de medicina y enfermería que están en paliativos, por experiencia y formación (una formal y otra la que le proporcionan sus pacientes), son personas excepcionales. Y lo digo muy sinceramente, conozco a varios y sólo puedo afirmar esto rotundamente. (De paso un abrazo y enhorabuena por su labor)

     Bueno, que me pierdo y os pierdo, sigo con el razonamiento. Si hoy sabemos y aceptamos y tenemos evidencia y publicamos, que la salud es bio-psico-social. ¿NO FALTAN EN LA ECUACIÓN ANTERIOR AL MENOS DOS COMPONENTES?. Bueno, si, también conozco equipos de paliativos donde no faltan alguno de los dos. ¿Pero son la mayoría.? Seguro que no.

    Bueno, y ahora que los psicólogos, ¡POR FIN!, somos reconocidos como personal sanitario a partir del pasado 5 de octubre. No se ha acabado una de las excusas para seguir con una incompleta ecuación?

     Cómo me encantaría haber celebrado este Día Mundial de los Cuidados Paliativos con la noticia de que en todos los equipos de cuidados paliativos hay un profesional de la Psicología Sanitaria. Pero en fin. ¿Otro año será esta celebración? Lo espero y deseo por todas aquellas personas, familiares y profesionales que se encuentran día a día con esta incompleta ecuación.

      ¿Tú cómo lo ves?

   Una vez más, os traigo una pregunta de una amiga cuidadora de un familiar con enfermedad. En este caso un cáncer. Os lo pongo aquí, con su permiso, para que ella misma pueda acceder más fácil a la respuesta y, como siempre, por si puede servir a otra amiga o amigo que esté en parecida situación.

Esta es su pregunta: corazones en lazados

Mi mama esta enferma de cáncer avanzado, y esta bastante sorda, me escucha mal y llora mucho pensando que le digo cosas feas, me pone mal con mi familia, que le creen todo lo que les dice ¡ que hago?
yo estoy a su cargo, pero se me hace muy pesado con esta situación

Nuestra respuesta:

     Estimada amiga, respecto de lo que nos hablas, te diría que buscases soluciones simples a estos problemas. Según yo lo veo, con los pocos datos que nos das, hay dos situaciones en lo que nos cuentas que están pendientes de solución.
        La primera es el entendimiento con tu madre, y la segunda el entendimiento con la familia.
        En cuanto a la primera, a veces lo más simple es lo mejor. Es decir, si no nos entienden por sordera, debemos usar otros medios de comunicación, es decir, escritos, aplicaciones móviles que tienen dibujos para entendernos con personas sordas, etc.
        En el caso de la familia, te recomiendo que hables con ellos, que los pongas en antecedentes con sinceridad y que les pongas en tu situación concreta para que ellos comprueben lo difícil que te resulta entenderte con tu madre y que ella interprete bien lo que le dicen. Algunas veces la realidad es la mejor explicación. Claro, que si ellos no pueden acceder a tu madre porque vivan lejos, tendrás que pedirles que confíen en ti, en tu labor y buena voluntad. Y si no lo hacen que propongan ellos alguna solución…

        Pero realmente no se en que situación concreta te encuentras, no se lo que has probado o no a día de hoy. No sabemos con que recursos cuentas y cuanto tiempo llevas sin descansar de esta situación. ¿Te estás cuidando tú también?. ¿O sólo cuidas de tu madre?. ¿Realmente tu madre sólo llora por lo que piensa que le dices, o por la situación que vive?. ¿Le has preguntado lo que piensa y siente de su situación?. Algunas veces, los enfermos, en realidad protestan contra la vida, aunque parezca que lo hagan contra su cuidadora o cuidador. ¿Cuánto hay de esto en tu caso?
       Ten en cuenta que tu relación con tu madre, es única. Si tú estás descansada y tranquila; si no haces caso de los juicios de los demás, incluso ni de los tuyos propios; y piensas en los problemas como tareas a las que buscar solución, sin juzgarlos ni ponerles etiquetas, tu mente estará más clara y tus emociones menos potentes; por lo que podrás trabajar con ambas de una forma más eficaz.
      Tampoco olvides que no estás sola. Situaciones como la tuya se repiten con frecuencia. Cuenta con nosotros para que entre todos vayamos buscando y proponiendo soluciones a los problemas.
Un afectuoso saludo y mucho ánimo.

      Hay veces que la vida te trae noticias que caen como una bomba, haciendo piscos tu vida tal como la tenías planteada. Algún día hablaremos de ellas.

Chapapote     Pero hoy quiero referirme a aquellas que no destrozan cuando te las dicen, que aparentemente vienen con una posible esperanza, con una vía de salida, y aunque son tremendas, parece que puedes con ellas. Sin embargo, notas que pasan las horas, los días, que poco a poco tu vida se va transformando muy lentamente. Notas que tienes menos paciencia, que vas mirando las cosas que suceden normalmente de otra manera. Vas notando como si un chapapote negro y pegajoso, del cual no te puedes despegar, al menos por el momento; va invadiendo todo lo que miras, todo lo que sientes o piensas.

     Es más una sensación, que una certeza. Incluso puede que no lo relaciones con aquella noticia. Pero si vas sintiendo que las cosas que te rodean no son iguales desde ese día, o quizá al siguiente, o al otro. Poco a poco.

     Notas como va invadiendo todo. Pegoseando todo con su pastosidad y su negrura. Cada vez las cosas que antes veías separadas, se van uniendo con esa capa. Y todo pasa a tener esa viscosidad, ese oscuro color, todo junto, todo unido y cubierto por esa sensación.

     Con un poco de mala suerte, no te darás cuenta de todo esto hasta que todo esté untado y pegado a esta sensación oscura y desagradable. Y quizá necesites ayuda de esos voluntarios que siempre están cerca de ti y que además están dispuestos a echarte una mano. Incluso arriesgándose a llevarse parte de este chapapote pegado en sí mismos. Pero no servirá de nada si tu no los ayudas. Si no te pringas y coges tu pala y comienzas, con ellos, he incluso sin ellos; a raspar y raspar. A quitar poco a poco esa negra untuosidad que ha cubierto tu vida. O una gran parte de ella.

     Y aprenderás mucho. De ellos, de tus voluntarios y de tí mismo. Sobre todo de tí mismo. Si le pones empeño, y rascas sin descanso, irás notando como a cada palada tus fuerzas crecen; tu esperanza aumenta; tu capacidad para notar aquellas pequeñas zonas no cubiertas va mostrándose más clara e indicándote por donde tienes que seguir. Ardua tarea que te llevará tiempo y empeño. Donde habrá días que, tras limpiar una pequeña zona, levantes la vista y te parezca que ha crecido. Lo negro ha crecido. Esos días volverá a llover, a mojarte y parecer que estás mas pringado; que tus voluntarios están exhaustos. Y quizá, tu también.

     Pero volverá a salir el sol, volverá a tornarlo más blando y maleable. Tus músculos, tu ánimo, volverán a vigorizarse y tus ojos recobrarán su capacidad para ver los claros, para valorarlos y hacerlos crecer con esfuerzo.

     Habrá un día, que llegará como llegó aquella noticia con su chapapote, casi sin que te des cuenta. Notarás como está casi todo conseguido, casi no quedarán manchas negras. Te darás cuenta de que tu cuerpo se ha tornado musculado, acostumbrado a trabajar duro; tus ojos serán más ávidos, tu ánimo fortalecido. Notarás como has crecido, como esta experiencia te ha hecho más fuerte, más ágil y con más recursos. Quizá te darás cuenta de que el camino hay que andarlo para crecer, para creer en ti mismo, en tus posibilidades.

      Seguro que hay otras formas más cómodas de aprender. Pero esta ha sido la tuya. Esta te ha fortalecido a tí. Este es tu camino. Siente orgullo de seguir en él, de seguir andándolo. De no haberte quedado en él

      Quizá un día, cuando mires con orgullo toda la labor realizada y la fortaleza adquirida; quizá sientas que en parte, estás algo agradecido a aquel chapapote.

¡Una chulada que he encontrado por la red.

     La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)  ha creado una web de juegos diseñada a informar, educar y motivar hábitos saludables en niños, con la finalidad de prevenir el sobrepeso y la obesidad infantil.

     Activilandia es un parque de atracciones virtual, dirigido a niños y niñas entre 6 y 12

activalandia

años, que está dividido en varias áreas temáticas, en las que los niños pueden realizar juegos, escuchar música, ver vídeos y aprender sobre diferentes contenidos que promueven una alimentación saludable, la actividad física variada, el ocio activo, el reconocimiento y la expresión de emociones o la estimulación cognitiva, entre otros.

    Además, si eres un chaval o chavala creativos, tienes la posibilidad de participar en un concurso sobre la creación de una nueva atracción para el parque. ¿Te imaginas? ¡Una atracción creada por tí!

       Esta atractiva herramienta, enmarcada en la Estrategia NAOS, puede resultar de gran utilidad para los profesionales que trabajan en el campo de educación para la salud, profesores y padres y madres interesados en inculcar hábitos saludables en sus hijos.

Se puede acceder a la plataforma virtual pinchando en el siguiente enlace:

Activilandia

    No hace muchos días que estuve en un curso de formación de habilidades para cuidadores no formales, o no profesionales, vamos, familiares que se encargan de sus familiares. Bueno, pues este fue un gratificante curso, tanto para alumnas (no había más hombre que yo; la tarea de cuidar sigue recayendo en las mujeres. ¡cuanto tiene esta sociedad que agradecerles y que cambiar, aún!); como para nosotros, los profesionales que estuvimos compartiendo conocimientos y habilidades con ellas.

MANUAL_HABILIDADES_SEGG    Pensando en ellas, y en otras muchas, y algunos pocos que también andan por ahí, os traigo hoy este manual que ha editado la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) con el objetivo de dar respuesta a las principales dudas que se puedan encontrar durante este proceso, así como ofrecer pautas básicas de actuación en el cuidado a las personas dependientes en el domicilio, este manual práctico aborda las diferentes áreas que deben atender los familiares (alimentación, higiene, movilidad, medicación, relaciones sociales, vestido, etc.), así como los problemas más habituales que suelen presentarse (caídas, incontinencia urinaria, comunicación, etc.).

    Algo que me gusta mucho de esta guía, es que también aborda el tema del autocuidado del cuidador. ¡Tan olvidado y tan poco practicado! (Se sienten culpables si descansan, si se dedican unos minutos al día… ¡En todos los oficios se descansa! Y cuidar es un oficio muy estresante y cansante, por lo tanto HAY QUE DESCANSAR.)

Se puede descargar la guía en el siguiente enlace:

Manual de habilidades para cuidadores familiares de personas mayores dependientes

 

    Todas y todos, o la mayoría, sugestionados por las grandes marcar, abandonamos nuestros 3d-wallpapers-gt-d-wallpapers-6047-hd-widescreen-wallpapersprudentes hábitos de ahorro y vida saludable. Claro, esto tendrá sus consecuencias inmediatas en nuestra economía, y a corto plazo en nuestros cuerpos.

      Así que hoy, respecto de nuestros hábitos saludables, queremos dejaros unas notitas para que, de alguna manera, compensemos esos excesos y defectos (en el caso de la actividad física), y evitemos, así, que las consecuencias poco saludables sean demasiado notorias.

Día de compensación o prevención ante una comida copiosa.

   Estos días tenemos muchas comidas familiares o de empresa. Para que no se acumulen, será imageinteresante que los días previos y los posteriores, seamos especialmente cuidadosos con el equilibrio de nuestra dieta.

      Por ejemplo: Si nos vamos a pasar, o nos hemos pasado de hidratos o azúcares, intentar aumentar las frutas y verduras para compensar. Lo mismo con las grasas.

Dulces navideños a partir del 24 de Diciembre.

     Aunque las casas comerciales quieran que empecemos con la Navidad y sus excesos desde septiembre, si podemos retrasar la compra e ingesta de los típicos e hipercalóricos dulces navideños hasta el mismo día de Navidad, a buen seguro, nuestro cuerpito serrano nos lo agradecerá.

Aperitivo 20 minutos antes de una comida o cena navideña.

     Esta es una de las más inteligentes formas de no tener que usar nuestra fuerza de voluntad, tan gastadita en estas fechas. Si 20 o 25 minutos antes de una pasada navideña, nos comemos una fruta, zanahoria, o algo por el estilo, según el gusto del consumidor, (como decía mi abuela); nuestro cerebro, al llegar esta leve subida de azúcar, anulará la señal de hambre, por lo que podremos ser más comedidos en esa siguiente comida.

Afrontar las bebidas alcohólicas con inteligencia.

     Con el alcohol, la más inteligente medida es tomar las decisiones antes de probarlo. Es decir, decidir en casa y en frio cuantas copas me voy a tomar. (ni una más). Si voy a tomar, no voy a llevar coche, etc.

     Durante la comida, también puede ser muy interesante combinar dos bebidas, una con y una sin. Por ejemplo un buen vino, una copita sólo, con agua a discreción. Es decir, si quiero saborear el vino en combinación con la carne o queso, pues doy un sorbito, pero si tengo sed y voy a dar un trago largo, cojo el baso de agua, o cerveza 00, si me da corte beber agua…

Platos deliciosos, saludables y baratos en cantidades calculadas.

    Mejor medir bien los platos antes de servirlos, que poner fuentes para autoservicio. Y si es posible, los platos algo más pequeños. Lo grande, si queremos montar una mesa con estilo, pueden ser los bajoplatos. Los hay de muchos materiales y precios en el mercado. Quedarán muy elegantes con unos platos más pequeños en su centro.

 

    En fin, sobre todo os deseamos que disfrutéis de las pequeñas cosas, la mirada de los hijos e hijas, los abrazos de reencuentro, los besos de enamorados, las actividades juntos al aire libre… Todo esto es mucho más sano, más barato, y las consecuencias son del todo positivas para nuestra salud.

Uno de mis post en el periódico digital hoyaldia.com 28 nov 2013

image021 Por Rafael Muñoz Dueñas, Técnico de Promoción de Salud del A.S.N.C.

Dejar de fumar puede ser como comprar un coche nuevo.

Hay personas que tienen un viejo coche, con algunos problemillas, y algunas prestaciones que ha perdido, pero ello no nos importa, porque hemos adaptado nuestra conducción y necesidades a ellas. Algo así le pasa al fumador de muchos años que ha ido adaptándose a los cambios de su cuerpo producidos por el tabaco, voz más ronca, piernas más fatigadas, resfriados más frecuentes, mayor cansancio ante los pequeños esfuerzos… Pero al ser progresivo y no mermar sus funciones drásticamente, la adaptación no ha sido difícil; casi sin darse cuenta.

Ninguna de estas dos personas cambiará su coche o sus hábitos porque alguien se lo diga. Su primera respuesta será: estoy bien así, le tengo cariño, es como unos zapatos viejos me queda como un guante…¿A qué fumador y conductor le suena esto?

Sin embargo, si el coche va dando ya problemas mayores, o cambio de trabajo y ahora necesito hacer más kilómetros, o maniobrar más; las nuevas necesidades van haciendo que me plantee cambiar de coche. ¿No es cierto?

¿Qué hace que al final decida cambiar de coche y ponerme a buscar? Pues o bien el coche se rompe del todo y no me queda más remedio, o los inconvenientes se van haciendo más notorios, incómodos y trastornantes en mi vida diaria. Me hacen llegar tarde al trabajo, no funciona definitivamente alguna pieza menor, pero necesaria para la comodidad del habitáculo, etc. ¿Algún fumador se siente en este momento? ¿Los inconvenientes de fumar, precio, tos, cansancio, mal olor, falta de energía; se están volviendo difícilmente soportables?

Así damos el paso de comenzar a buscar coche nuevo. Vemos precios por Internet, vamos a algún concesionario, preguntamos a los amigos que han cambiado recientemente. Va llegando el día en que debemos tomar la decisión definitiva. Incluso puede parecer que esta no dependa del todo de nosotros, sino más bien de las circunstancias del nuevo coche y de las nuestras. Por supuesto que estas influyen, pero el paso definitivo dependerá de donde pongamos nuestros ojos. Todos, al menos mentalmente, hacemos una lista de pros y contras, de beneficios y perjuicios, de ventajas y costes del nuevo vehículo. Pero lo que realmente nos llevará al cambio será el peso que le demos a cada una de estas ventajas y costos. Si miramos mucho a los costos, los sobretasamos o sobrevaloramos, comenzaremos a justificar el NO al cambio. El viejo no es tan viejo, tampoco esta tan mal, me apaño con él Además es mucho más cómodo no cambiar que cambiar. Para cambiar hay que hacer cosas nuevas, moverse. Para no cambiar sólo hay que seguir igual. ¿Fácil verdad?

Por el contrario si te fijas y aprecias lo que vas a ganar, mejoras en conducción, seguridad, rendimiento, comodidad, durabilidad, etc., los costes, el esfuerzo del cambio, a pesar de ser el mismo, seguro que dirás: ¡Mereció la pena!, tampoco era tan difícil! Y seguidamente, buscaremos algunos extras del cambio, que al principio no contemplamos, pero que nos servirán para reforzar nuestra decisión: las plazas traseras son amplias, lleva un carrito de compra en el maletero, el audio es de ocho altavoces, lee mp3… Todo ello hará que cada vez estemos más convencidos de la decisión, incluso compartamos nuestro éxito con amigos, familia, etc.

¿Algún exfumador está de acuerdo con esta historia? ¿Vale también para empezar a equilibrar nuestra alimentación, o para hacer actividad física?

Cuéntanos tu historia.

      Tras el último comentario recibido en mi blog al respecto de esta enfermedad, os traigo una guía editada por los servicios sociales y de salud del Estado de Wasington que me ha parecido muy interesante, sobre todo por la parte tan importante que dedica a los cuidados del cuidador.

     Aunque todos los que no vivimos en ese estado, no podemos hacer caso de los teléfonos que vienen, obviamente, de lo que si podemos hacer uso es de los muchos consejos e ideas que nos dan para cuidarnos como cuidadores, para no abusar de nuestras energía y gastarlas inútilmente cuando, con un poquito de autocuidado, podemos ser mucho más eficaces en la atención de ese familiar que ahora nos necesita más que nunca. Y más que nunca necesita que estemos con el mejor ánimo y el mejor estado de salud. Nosotros también lo necesitaremos.

 

Os pongo un ejemplo con un extracto de la guía:

Haga Algo Grato Para Sí Mismo/a
Satisfacer ocasionalmente sus propios deseos puede proporcionarle una ayuda extraordinaria para lidiar con la tensión. Algunas personas pueden comprar "regalos" para sí – una revista o un nuevo vestido escuchar una sinfonía o un partido deportivo, pararse afuera y observar la puesta de sol, o pedir a domicilio su platillo favorito de un restaurante.
Otras actividades sencillas pero gratas pueden ser simplemente conversar con una amistad o leer un libro. La lista no tiene fin, pero es importante recordar lo beneficioso que puede ser.

Podéis descargarla aquí

     Un abrazo y mucho ánimo amigas y amigos.