Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

La música en mi vida

Publicado: noviembre 22, 2016 en Uncategorized

La música siempre ha acompañado mi vida. Tanto como oyente como ejecutante con varios instrumentos. Guitarra, trompeta, corneta, bombardino, y últimamente el saxofón, han venido conmigo y consiguen darme momentos de autentica vida.
Otras muchas cosas pueden darte algo parecido a la música. Pero la música, para quien toca un instrumento, es algo indescriptible, que llena tu corazón y tu cerebro de emociones, conocimientos, sensaciones, etc. Pero lo más grande es que también puede hacerlo con quien está a tu lado escuchando. Puede hacer que en esos momentos quién te escucha se encuentre algo más emocionado, mas divertido, más feliz. Y esto es genial.

Estos días celebramos la festividad de la patrona de los músicos, Santa Cecilia. Por ella, por el público y por mis compañeros y compañeras, os dejo este video  en el que participé como uno más con mi saxofón. Disfrutadlo:

Anuncios

          El día 28 de marzo el BOE publicaba una ampliación de la regulación sanitaria de la Psicología, incluida en la psicologia-cordobesa_biggerdisposición final octava de la Ley 3/2014 sobre la defensa de los consumidores. Para conocer esta nueva regulación y sus implicaciones para el ejercicio profesional de los psicólogos y psicólogas, Infocop ha publicado una entrevista a Francisco Santolaya Ochando, presidente del Consejo General de la Psicología, a la que se accede en el siguiente enlace:

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=5065

       Además, para conocer con más detalle cómo ha quedado legalmente configurada esta profesión en España (requisitos, categorías profesionales, ámbitos en los que se puede ejercer…), también se ha publicado esta otra entrevista que responde a las preguntas generales que se suelen plantear:

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=5074

       Estas informaciones legales son de obligado conocimiento para todos los psicólogos y psicólogas que ejercen en España, por lo que la Organización Colegial recomienda la lectura de ambas páginas.

Espero que esta información os sirva para aclarar las dudas que van quedando sobre este tema.

Un caso de duelo

Publicado: septiembre 4, 2013 en Uncategorized

     Buenas tardes, mi problema es amplio hace 5 años fallecieron de golpe mi hermana, mi madre y después mi padre así como en 2 años se fue la vida. Bueno ahora hay algo de luz y todo con mi fuerza de voluntad. ¿cree usted que fue bueno no haberlo tratado con un medico?

        Estimado amigo, el duelo es un proceso, y digo proceso porque tiene varias fases, que tiene un tiempo para cada persona. Es cierto que si miras los libros, habla de que un duelo de 5 años podría ser patológico, pero eso nunca es tajante. Es decir, como en casi todo en salud, hay que mirar cada caso en su contexto.

     Tú nos hablas de que hace 5 años la vida se llevo a tu hermana y a tu madre, de forma inesperada, antes de su momento natural para morir. Son dos duelos por dos personas que tienes que elaborar, además por muerte inesperada; lo que requiere un trabajo extra por tu parte.
     Tras esto, aún apenas recuperado, tu padre también fallece, si te entiendo bien hace dos años; otro duelo más para elaborar cuando a lo mejor, no habías terminado con los anteriores. Esto no es fácil , amigo, pero sí es posible. Tú mismo hablas de que ya estás viendo alguna luz además de poner tu voluntad en seguir adelante. Bravo!
       No es momento de pensar si fue bueno o malo no tratarlo con anterioridad, lo importante es dónde estás. Ahora parece que estás preparado para abordarlo, quizá para empezar a despedirte. Sigue andando, busca un momento para despedirte de cada uno de ellos por separado, para poner a cada uno en su lugar en tu nueva vida. Cada uno te acompañará de una forma que tú elijas.

       Busca lo que aún te une a ellos, no lo que te separa.
     (Te adjunto un texto que a algunos de mis pacientes ha ayudado a ver el duelo de otra forma. Espero que te sirva)

     Respecto de la resiliencia, como bien te ha comentado un compañero, es nuestra capacidad para sobreponernos a las situaciones adversas de la vida y salir fortificados de ellas. Bien, pues no dudes que la tienes, lo único es que encuentres como usarla. Es como tener una taladradora pero no saber como usarla. Es una máquina versátil y potente, pero requiere de cierto aprendizaje y voluntad para practicar con ella.
   Ánimo que podrás conseguirlo si perseveras.

EL TEXTO:

UNA CASA CON TRES PAREDESImagen

     Estoy construyendo una casa con tres paredes.

     No es un buen diseño. Con una pared expuesta a las inclemencias del tiempo, nunca podrá dar un buen cobijo para los fríos vientos de la vida. Sería mucho mejor que tuviera cuatro paredes, pero uno de los lados no tiene cimientos, por lo que sólo puedo levantar tres paredes.

    La estoy construyendo en los escombros de la casa que tenía antes. Era un lugar sólido y acogedor, y era donde más me gustaba estar en éste mundo. Tenía cuatro buenas paredes y yo pensaba que podría soportar la tormenta más violenta. Pero no fue así. Una tormenta que va más allá de mi capacidad de comprensión echó la casa abajo dejó sus fragmentos a mi alrededor en el suelo.

       Durante un tiempo he estado paseando entre los restos de mi vida, buscando pequeños recuerdos de lo magnífico que era este lugar. Pero estas ruinas no hacen justicia a la casa que antes hube. La graba de un río no puede reflejar la grandeza de la montaña donde está la roca de la que se desprendió. Estas piezas hechas pedazos, no pueden decir nada de la calidez que éste lugar tenía antes para mí.

       Y sin embargo, sólo el hecho de pensar en reconstruirla parece un sacrilegio. ¿Hay alguna ley que diga que esta tierra tiene que quedar yerma?. No hay ninguna estructura que pueda aproximarse a la belleza de la que había antes. Desde que esa tormenta echó mi casa abajo, he dejado las vigas y las piedras rotas encima de mí, como un santuario de la perdida; sin hacer caso de la necesidad de resguardarme de las tormentas más pequeñas que aún puedo encontrarme en el camino.

     Pero parece que ese camino está plagado de santuarios y los monumentos me impiden ver el alma con la que quiero estar en contacto. Hacemos construcciones para señalar acontecimientos y olvidamos la vida que dio lugar a esos acontecimientos. Lo mismo sucede con mi propio recuerdo amargo. Conservo los escombros que parecen decirme que su muerte fue el momento que definió la existencia de mi hijo. Si siguen en ruina no podré olvidar que ha muerto. Pero… ¿no debería recordar cómo vivió?. Qué duro es recordar la belleza que tuvo su vida desde esta tristeza. Este montón destrozado puede reflejar cómo ha quedado mi corazón, pero no hace justicia a la memoria de mi hijo.

      Y por eso tengo que volver a construir. No como muchos curiosos dirían porque vuelva a necesitar cobijo. La tormenta ahora viaja conmigo y no puedo cobijarme de esta tempestad con puertas o paredes.

      ¿Quién puede enseñarme a construir aquí? No hay arquitectos, ni expertos que sepan diseñar casas de tres paredes. Pero entonces, ¿porqué hay tantas personas que quieren darme consejos?, “sigue adelante”, me dicen, convencidos de que otra cosa puede remplazar a la que he perdido. ¿Acaso no saben lo atado que estamos a las cosas que construimos?, No hay ningún alma que acepte a gusto un cambio de residencia y, si “siguiera adelante”, habría una parte de mí que se quedaría atrás.

      Cada vez tengo más cuidado con éstas indicaciones equivocadas. Me dicen que el tiempo lo cura todo, como si estos escombros fueran a volver a unirse sólo porque yo les diera todo mi tiempo. Algunas se paran a mirar y me dicen que tengo que levantar otra pared. Como si pudiera elegir

    Sé que mis vecinos desean más que nadie, volver a verme instalado en una casa segura. Pero, en realidad, también les preocupa el aire de abandono que estas ruinas dan a la calle. Les gustaría que edificara otra casa sólo para no tener que ver éste recordatorio de lo cruel que puede ser la naturaleza. Con cada nueva hilera de ladrillos, un suspiro de alivio. Presionado para disfrutar las evidencias externas de mis problemas pongo revestimientos e instalo contraventanas antes de colocar los marcos en su sitio. ¿Construir de fuera a dentro es la forma más sensata de construir una casa?

      Entre aquellos que desean volver a ver mi casa en pie también hay verdaderos héroes, personas que no se amilanan ante los escombros. No es nada agradable para ellos porque se llenan de polvo y no pueden quitárselo hasta que se marchan a sus casas. Entienden que la cuarta pared ha desaparecido para siempre y no pretenden que sea de otro modo. Están dispuestos a recordar conmigo lo perfecta que era mi casa. Y me ayudan a levantar piedras cuando intento volver a ponerlas en su lugar. Pero sobre todo, se dan cuenta de lo difícil que es esta tarea y no dicen nada del tiempo que debería tardar en terminarla.

      Cuando contemplo el trabajo que me queda por hacer, me cuesta encontrar la voluntad que necesito para sacar adelante el proyecto. Trabajé muy duro para construir mi primera casa y sin embargo sé que esta será mucho más difícil de levantar. Mis materiales son los que ahora están rotos a mis pies. De algún modo tengo que volver a encajar estas piezas. Y hay una pregunta que me va martillando para que abandone: “de todos modos, ¿acaso las tres paredes sirven para algo?”.

       La única respuesta que puedo encontrar es que son más útiles que un montón de rocas y cenizas. Sé que, incluso cuando acabe de construir este lugar, será imperfecto. Dentro de algún tiempo, la casa estará en pie, entre las de mis vecinos, y no tendrá aspecto de algo descuidado y destrozado. Y, cuando haga buen tiempo, miraré la pared que le faltará, viendo más la belleza que tuvo que la amargura por lo que perdí. Pero, cuando las nubes descarguen, la pared que falta me dejará expuesto a la lluvia. Los suelos y las paredes temblarán y chirriarán con el viento. Al final, lo mejor que toda mi voluntad y esfuerzo podrán conseguir, sólo pondrán de manifiesto lo importante que era esa pared para que mi casa estuviera completa.

      Pero, si esto puede tener sentido para otras personas, ya es suficiente motivo para construirla. Debo recuperar mi vida porque sólo entonces podré volver a percibir la belleza de lo que podría haber tenido. Tengo que construir esa casa imperfecta de tres paredes, porque me permitirá ver lo fantástica que era la original cundo estaba en pié. Y así, disfrutar de que su vida fue un testimonio brillante de valor y personalidad. Y si quiero honrar su memoria, debo vivir siguiendo su ejemplo.

 

Villancico para Canal Sur

Publicado: diciembre 15, 2012 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

   Desde la Agrupación OS enviamos este villancico qué hemos hecho con muchísimo cariño para todos nuestros seguidores.
  Sólo OS pedimos qué si os gusta, entre hoy sábado y mañana domingo lo votéis, así podremos verlo todos en Canal Sur
  Está es la dirección para ver y votar.