Posts etiquetados ‘adicciones’

Uno de mis post en el periódico digital hoyaldia.com 28 nov 2013

image021 Por Rafael Muñoz Dueñas, Técnico de Promoción de Salud del A.S.N.C.

Dejar de fumar puede ser como comprar un coche nuevo.

Hay personas que tienen un viejo coche, con algunos problemillas, y algunas prestaciones que ha perdido, pero ello no nos importa, porque hemos adaptado nuestra conducción y necesidades a ellas. Algo así le pasa al fumador de muchos años que ha ido adaptándose a los cambios de su cuerpo producidos por el tabaco, voz más ronca, piernas más fatigadas, resfriados más frecuentes, mayor cansancio ante los pequeños esfuerzos… Pero al ser progresivo y no mermar sus funciones drásticamente, la adaptación no ha sido difícil; casi sin darse cuenta.

Ninguna de estas dos personas cambiará su coche o sus hábitos porque alguien se lo diga. Su primera respuesta será: estoy bien así, le tengo cariño, es como unos zapatos viejos me queda como un guante…¿A qué fumador y conductor le suena esto?

Sin embargo, si el coche va dando ya problemas mayores, o cambio de trabajo y ahora necesito hacer más kilómetros, o maniobrar más; las nuevas necesidades van haciendo que me plantee cambiar de coche. ¿No es cierto?

¿Qué hace que al final decida cambiar de coche y ponerme a buscar? Pues o bien el coche se rompe del todo y no me queda más remedio, o los inconvenientes se van haciendo más notorios, incómodos y trastornantes en mi vida diaria. Me hacen llegar tarde al trabajo, no funciona definitivamente alguna pieza menor, pero necesaria para la comodidad del habitáculo, etc. ¿Algún fumador se siente en este momento? ¿Los inconvenientes de fumar, precio, tos, cansancio, mal olor, falta de energía; se están volviendo difícilmente soportables?

Así damos el paso de comenzar a buscar coche nuevo. Vemos precios por Internet, vamos a algún concesionario, preguntamos a los amigos que han cambiado recientemente. Va llegando el día en que debemos tomar la decisión definitiva. Incluso puede parecer que esta no dependa del todo de nosotros, sino más bien de las circunstancias del nuevo coche y de las nuestras. Por supuesto que estas influyen, pero el paso definitivo dependerá de donde pongamos nuestros ojos. Todos, al menos mentalmente, hacemos una lista de pros y contras, de beneficios y perjuicios, de ventajas y costes del nuevo vehículo. Pero lo que realmente nos llevará al cambio será el peso que le demos a cada una de estas ventajas y costos. Si miramos mucho a los costos, los sobretasamos o sobrevaloramos, comenzaremos a justificar el NO al cambio. El viejo no es tan viejo, tampoco esta tan mal, me apaño con él Además es mucho más cómodo no cambiar que cambiar. Para cambiar hay que hacer cosas nuevas, moverse. Para no cambiar sólo hay que seguir igual. ¿Fácil verdad?

Por el contrario si te fijas y aprecias lo que vas a ganar, mejoras en conducción, seguridad, rendimiento, comodidad, durabilidad, etc., los costes, el esfuerzo del cambio, a pesar de ser el mismo, seguro que dirás: ¡Mereció la pena!, tampoco era tan difícil! Y seguidamente, buscaremos algunos extras del cambio, que al principio no contemplamos, pero que nos servirán para reforzar nuestra decisión: las plazas traseras son amplias, lleva un carrito de compra en el maletero, el audio es de ocho altavoces, lee mp3… Todo ello hará que cada vez estemos más convencidos de la decisión, incluso compartamos nuestro éxito con amigos, familia, etc.

¿Algún exfumador está de acuerdo con esta historia? ¿Vale también para empezar a equilibrar nuestra alimentación, o para hacer actividad física?

Cuéntanos tu historia.

 

        cadenas-rotas_ws71444532Te propongo un reto: 31 de mayo, abusa de tu libertad, libera tu salud y tu presupuesto de las cadenas del tabaco.

      Y cuéntanos como lo haces. Quizá a otros también les venga bien. ¡Vamos!

     La Cruz Roja ofrece una terapia peculiar y pionera, basada en la convivencia, dirigida exclusivamente a la población femenina con problemas de alcoholismo.

Fuente: diariocordoba.com
Autor: Francisco Garrido Casado

      Son mujeres, madres, esposas, hermanas, abuelas, amas de casa, trabajadoras, y tienen un problema: son adictas al alcohol.

     Según Bartolomé Cañuelo, director provincial del servicio de drogodependencia de Cruz Roja, "no existe un perfil concreto, hemos tenido desde adolescentes de 18 años hasta ancianas que superaban los 70. Tampoco existe ningún indicador social ni económico", y añade que "cuando una persona bebe para solucionar una situación, ese individuo tiene un problema. Lo más difícil es reconocerlo y pedir ayuda, algo que hasta hace poco tiempo estaba mal visto en la sociedad que se produjera entre la población femenina".

     Cruz Roja ofrece una terapia gratuita, distinta y pionera desde hace 21 años para tratar los problemas de alcoholismo exclusivamente entre el género femenino. Cañuelo explica que "el proyecto se basa en introducir a seis mujeres, junto a una monitora durante las 24 horas del día, en un apartamento e intentar ayudarlas a superar su adicción e integrarlas en el mundo que se encontrarán al finalizar la terapia". Las pacientes pueden permanecer hasta un máximo de seis meses, aunque según Isabel Maiyo, monitora, no suelen superar los tres meses. Dentro del apartamento, realizan las tareas domésticas y talleres de autoestima, ya sean grupales o individuales. Sin embargo, fuera de la vivienda, se les obliga a realizar otras acciones para enfrentarse a la realidad exterior, como buscar trabajo.

        Sin embargo, las protagonistas son ellas, las pacientes. Como es el caso de Marta, Ana y María. No son sus nombres verdaderos, al contrario que sus historias, que sí lo son.

       Marta empezó su periplo de terapia en terapia con 34 años, ahora tiene 55 y vuelve a intentarlo. Admite que "yo no bebía de joven, pero rompí con mi pareja y comencé a consumir". Según Cañuelo, "es habitual, en las mujeres, que comience la adicción a causa de un acontecimiento reactivo". Por otro lado, María explica que "es una enfermedad crónica, aunque la sociedad lo tache de vicio. Ves las consecuencias en tu cuerpo y repercute en tu estado de ánimo", a lo que Marta añade que "llegas a un momento que quieres salir de este círculo sin fin, estás desesperada, los que te rodean no siempre te apoyan y te agarras a cualquier resquicio de esperanza".

      Las tres mujeres coinciden en que este problema ataca directamente a la propia dignidad de la persona y a la relación con los demás. Marta lo describe argumentando que "te conviertes en un ser inseguro, inmaduro y degradado, dejas de ser madre, te olvidas de todo lo que más quieres".

       A Ana le faltan apenas dos días para terminar la terapia. Comenzó a beber porque fue una víctima de los malos tratos. Ella misma comenta que "te sientes sola y triste, sin contar los efectos más tangibles, como el daño al hígado. Sin embargo, tuve suerte y mis hijos me sirvieron de apoyo para afrontar todo esto".

       A la hora de aconsejar al resto de mujeres, Ana es rotunda cuando afirma que "no se debería tomar ni la cerveza sin alcohol, la otra viene después". Por otro lado, María hace un llamamiento alegando que "se puede superar, es una enfermedad y no hay que tener vergüenza a la hora de reconocerlo para pedir ayuda", y se dirige a todas las adolescentes afirmando que "el alcohol es un depresor que te elimina todo resto de lógica de tu mente. No hace falta beber nada para disfrutar, una persona se divierte más cuando es consciente de que se está divirtiendo".

     El interés de la FAD por la educación  se ha venido concretando en diversas iniciativas dirigidas a la familia y a la escuela, principalmente. Con estas iniciativas pretendemos dotar a nuestros niños y niñas de los recursos intelectuales, emocionales y éticos necesarios para que puedan abordar la toma de decisiones con la mayor preparación y menor vulnerabilidad posibles.

      Estamos poniendo en marcha –en colaboración con la Universidad de Padres online de José Antonio Marina- un nuevo proyecto bajo el título “¿Qué puedo hacer?” con el que aspiramos a dar un paso más para ayudar a los padres y madres a mejorar sus posibilidades de realizar la más importante e indelegable de las responsabilidades que tienen: educar a sus hijos.

      Vamos a convertirnos en correa de transmisión de los conocimientos y propuestas técnicas de la Universidad de Padres. Queremos acompañar a los padres y madres a lo largo de todo el proceso educativo de sus hijos –de 0 a 16 años- facilitándoles con periodicidad semestral  la información específica correspondiente a la edad de sus hijos, que comprenderá:

  • Datos de psicología evolutiva. ¿Qué le está pasando a su hijo?
  • Recursos básicos que conviene desarrollar en ese momento. ¿Qué debería aprender su hijo en estos meses?
  • Problemas más frecuentes en esa edad. ¿Qué debe usted hacer si…?

    Para ello, coincidiendo con cada cumpleaños del hijo o hija, y seis meses después, la FAD enviará a los padres y madres que así nos lo soliciten el  Informe Educativo “¿QUÉ PUEDO HACER? Claves prácticas para educar a tu hijo” a su correo electrónico. (Se adjunta descripción detallada del proyecto y boletín de suscripción online).

       Creemos que el mejor antídoto para evitar conductas de riesgo social es formar personalidades inteligentes, valientes, llenas de recursos, autónomas, capaces de disfrutar de las cosas, pero también de soportar las frustraciones.

     La FAD se siente orgullosa de esta iniciativa, en la que te animo a participar, y desearíamos que este mensaje constructivo y optimista calara en la sociedad.

Noticia compartida desde www.lasdrogas.info