Posts etiquetados ‘autoestima’

La idea del video genera ayuda, genera amistad, generosidad, eficacia y la mejor recompensa que se vuelve a favor de uno mismo. Quizá basado en la película “Cadena de favores”. ¿Sería la forma de sacar este país y este mundo a flote? ¿Porqué no te propones hoy una de estas acciones?

Gracias, departe del mundo…

      Hoy, día mundial de la Esclerosis Múltiple, querría dejar este post como pequeña contribución para las personas con esta enfermedad, para sus familiares y para todo el que quiera aprovecharla.

World MS Day 2013 -- What's your Motto-      Imagina un río que fluye lleno de fotografías de tu vida

     Fotografías de tiempos momentos felices, y no tan felices. De momentos de relajación, en una playa, en el campo, tras un sexo gratificante…

     Fotografías de tus cualidades y tus defectos, de tus logros, de tus metas conseguidas…

     Es un río continuo, que se va llenando a lo largo de tu camino y del que tú, sentado en la orilla, contemplándolo, escoges que fotografía sacar de la corriente y mirar.

     Este río te acompaña siempre, siempre va contigo en cualquier situación de la vida. y en cualquier momento puedes mirar y extraer una fotografía que te producirá un pensamiento y una emoción. Tú escoges, tú eliges como te quieres sentir, donde quieres mirar.

      Así, alimentarás tu presente con pensamientos y sensaciones positivos o negativos según tu escojas, y así, te sentirás positivo o negativo según tú escojas.

    No olvides esto y no te dejes llevar por las situaciones de la vida, sino por la corriente de tu propia vida.

 

Un fuerte abrazo para todas

         Hoy os quiero traer un libro. Un libro escrito con profesionalidad y corazón. Un libro fruto de un intenso y profesional trabajo de mi compañero Alberto Ruiz Maresca y de las vivencias compartidas con él por los componentes de la Asociación Granadina de Esclerosis Múltiple.

        En este libro encontraremos notas para los profesionales que trabajamos personas afectadas por esta enfermedad, y para casi cualquier otra persona. Incluso para nosotros mismos con nuestra vida.

       Por supuesto, la personas afectadas de esclerosis, o de otro enfermedad crónica, encontrarán también muchas notas que podrán facilitar la comprensión de su enfermedad y de sus emociones mismas. Esto les podrá servir de ayuda si lo miran con los ojos de aprender sobre sí mismos.

       Yo, por mi parte, he sacado muchas ideas y frases para trabajar con ellas, tanto conmigo mismo, como para ofrecerlas a las personas con las que también trabajo. Quizá las vaya compartiendo con vosotros y vosotras a través de este blog.

      Normalmente os dejo un acceso directo para descargar el libro, pero hoy os dejaré un acceso a la página de mi compañero, para que podáis conocerlo y conocer su trabajo con esta asociación. Es una manera de ser generoso con su generosidad.

      Un abrazo Alberto. Enhorabuena.

     La Cruz Roja ofrece una terapia peculiar y pionera, basada en la convivencia, dirigida exclusivamente a la población femenina con problemas de alcoholismo.

Fuente: diariocordoba.com
Autor: Francisco Garrido Casado

      Son mujeres, madres, esposas, hermanas, abuelas, amas de casa, trabajadoras, y tienen un problema: son adictas al alcohol.

     Según Bartolomé Cañuelo, director provincial del servicio de drogodependencia de Cruz Roja, "no existe un perfil concreto, hemos tenido desde adolescentes de 18 años hasta ancianas que superaban los 70. Tampoco existe ningún indicador social ni económico", y añade que "cuando una persona bebe para solucionar una situación, ese individuo tiene un problema. Lo más difícil es reconocerlo y pedir ayuda, algo que hasta hace poco tiempo estaba mal visto en la sociedad que se produjera entre la población femenina".

     Cruz Roja ofrece una terapia gratuita, distinta y pionera desde hace 21 años para tratar los problemas de alcoholismo exclusivamente entre el género femenino. Cañuelo explica que "el proyecto se basa en introducir a seis mujeres, junto a una monitora durante las 24 horas del día, en un apartamento e intentar ayudarlas a superar su adicción e integrarlas en el mundo que se encontrarán al finalizar la terapia". Las pacientes pueden permanecer hasta un máximo de seis meses, aunque según Isabel Maiyo, monitora, no suelen superar los tres meses. Dentro del apartamento, realizan las tareas domésticas y talleres de autoestima, ya sean grupales o individuales. Sin embargo, fuera de la vivienda, se les obliga a realizar otras acciones para enfrentarse a la realidad exterior, como buscar trabajo.

        Sin embargo, las protagonistas son ellas, las pacientes. Como es el caso de Marta, Ana y María. No son sus nombres verdaderos, al contrario que sus historias, que sí lo son.

       Marta empezó su periplo de terapia en terapia con 34 años, ahora tiene 55 y vuelve a intentarlo. Admite que "yo no bebía de joven, pero rompí con mi pareja y comencé a consumir". Según Cañuelo, "es habitual, en las mujeres, que comience la adicción a causa de un acontecimiento reactivo". Por otro lado, María explica que "es una enfermedad crónica, aunque la sociedad lo tache de vicio. Ves las consecuencias en tu cuerpo y repercute en tu estado de ánimo", a lo que Marta añade que "llegas a un momento que quieres salir de este círculo sin fin, estás desesperada, los que te rodean no siempre te apoyan y te agarras a cualquier resquicio de esperanza".

      Las tres mujeres coinciden en que este problema ataca directamente a la propia dignidad de la persona y a la relación con los demás. Marta lo describe argumentando que "te conviertes en un ser inseguro, inmaduro y degradado, dejas de ser madre, te olvidas de todo lo que más quieres".

       A Ana le faltan apenas dos días para terminar la terapia. Comenzó a beber porque fue una víctima de los malos tratos. Ella misma comenta que "te sientes sola y triste, sin contar los efectos más tangibles, como el daño al hígado. Sin embargo, tuve suerte y mis hijos me sirvieron de apoyo para afrontar todo esto".

       A la hora de aconsejar al resto de mujeres, Ana es rotunda cuando afirma que "no se debería tomar ni la cerveza sin alcohol, la otra viene después". Por otro lado, María hace un llamamiento alegando que "se puede superar, es una enfermedad y no hay que tener vergüenza a la hora de reconocerlo para pedir ayuda", y se dirige a todas las adolescentes afirmando que "el alcohol es un depresor que te elimina todo resto de lógica de tu mente. No hace falta beber nada para disfrutar, una persona se divierte más cuando es consciente de que se está divirtiendo".

INVICTUS –

Publicado: julio 1, 2010 en Autoestima, Felicidad, Miedo
Etiquetas:, , ,

 

       Tras la película del mismo nombre, protagonizada por Norman F. este poema de William Ernest Henley que Nelson Mandela se recitaba a sí mismo cuando estaba en prisión; ha vuelto a ponerse de moda. En este caso, creo que una moda positiva. Léelo en voz alta y saboréalo.

INVICTUS

    Más allá de la noche que me cubre,
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
    En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
    Sometido a los golpes del destino carboneras (15)-9
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
    Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años me encuentra
y me encontrará, sin miedo.
      No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de alma.

       Después de leer en voz alta este poema. Saboreando y sintiendo como nuestras cada una de las frases que en él recitamos; no queda otra que levantar nuestra cabeza y tomar el timón del barco de nuestra vida. Dejar de sentir que las adversidades nos superan, que el oleaje nos amedrenta. No queda otra que capitanear nuestra nave e ir en busca de nuestro puerto. Aún sin ver la luz de guía, si divisar el faro que nos conduce, aún sin saber incluso donde vamos, pondremos el viento en la espalda y el rumbo hacia adelante… donde nuestro corazón nos lleve, donde el norte que todos tenemos dentro no conduzca. Sólo tendremos que decir, ¡yo mando!, ¡yo dirijo!.